Línea del tiempo del cine Hondureño; desde 1962

0
380

Hay algunos que creen que el cine hondureño es un nuevo auge de las artes en nuestro país, pero afortunadamente hemos contando con presencia del séptimo arte desde 1962. Empezamos el recorrido con la obra de Sami Kafati “Mi Amigo Ángel” Obra que nos introdujo a la producción de cortometrajes de ficción. Cuando este tipo de arte definitivamente no era comercial y en la mayoría de las ocasiones el financiamiento era básicamente por parte del director/productor.

Luego de esto, pasaron varias décadas donde la producción hondureña se baso en cortometrajes, documentales, comerciales (spots) y largometrajes televisivos realizados por compañías de teatro, productos de muy buena calidad, realizado por personas que no dejaron que el séptimo arte desapareciera del territorio hondureño. Estas décadas, dieron paso a finales de los 90’s a directores como Hispano Durón, quien realizo el largometraje “Anita la cazadora de insectos” Esta obra, abrió paso a vídeos musicales, cortometrajes y largometrajes con una producción mas elaborada y una postproducción con mas dedicación.

En el 2002 llega “Almas de la media noche” de Juan Carlos Fanconi que marco la historia en el cine hondureño, siendo la primera película con más de seis semanas en carteleras de cine, siendo un éxito rotundo para toda la industria. A partir de ahí la industria cinematográfica incrementa y se hacen producciones mucho más elaboradas y mucho más variadas. Fácilmente encontramos comedia, drama, romance, ciencia ficción y terror; realizadas con profesionales de cada área, actores locales e internacionales y grupos de personas con muchas ganas de crear algo diferente en el área audiovisual del país.

Si bien es cierto hemos sido espectadores de muchas producciones locales en la ultima década, algunas mejores que otras, pero tenemos suficiente material para varios fines de semana. Hay algunos que creen que calidad no es igual a cantidad y honestamente hemos llegado al punto de preguntarnos si vale realmente la pena producir por producir o debemos tomarnos el mayor tiempo posible para entregar producciones de calidad. La realidad es que gracias a varios festivales y encuentros se han descubierto mucho talento audiovisual en el país y estamos completamente seguros que el séptimo arte seguirá creciendo hasta que logremos ver por lo menos una película local una vez a la semana.

Facebook Comments