Habia hecho muchas cosas extrema en mi vida como subirme a un canopy o andar en kayak por el Lago de Yojoa, pero nunca me pude imaginar llegar hacer rapel!

¡Si! Rapel en corralitos a penas a 30 minutos de Tegucigalpa. Super cerca para los que no les gusta viajar por mucho tiempo, y les gusta hacer cosas divertidas cerca de sus casas. Tiene 22 metros de altura de preparación a la cascada y 45 metros para el gran descenso a la cascada.

Realmente es un paraíso escondido, es un de los lugares más mágicos de la ciudad, un lugar que sirve de hogar para muchas especies de animales, como ser las arañas y serpiente.

Hay 2 formas en las cuales se puede ir apreciando estas bellezas, una de ellas es una caminata por el sendero donde se puede ir apreciando cada una de las pozas donde llega el agua hasta llegar a ver la hermosa cascada. Y la otra forma es ir bajando por el famoso rapel, donde vas bajando tiene cierto grado de dificultad y la energía recorre por tus venas pero es una experiencia increíble y mas cuando baja a la cascada la emoción de que te cae el agua y créanme que hace un frió increíble dentro de ese cañón.

 

La cascada de Corralitos es especial, para llegar allí hay que mojarse ¡por fuerza! , el último segmento consta de dos paredes de roca y nada más el río, la cascada en sí parece un lugar privado, escondido, es como si la roca estuviera abrazando la poza donde cae el agua, es en verdad especial. Cuando vas bajando por rapel podes ir hablando y escuchando el eco que llena en el cañón.

El río es lindísimo, a medida uno camino río arriba en dirección a la cascada, se encuentra un paisaje lindo tras otro, hasta terminar con la cascada, lo más impresionante de toda la caminata, ahí es donde podes dar un pequeño chapuzón y gozar de la cascada y la rica corriente helada que va, así que te digo que te vaya preparado para que te mojes. Claro que lo volvería hacer una y otra vez porque si es algo extremo que te va gustar y vas a querer que se repita.

¡Ahora te toca a vos conocer!

 

Facebook Comments