Si quieres subir un escalón en el nivel de calidad de tus videos, os traemos como conseguir ese estilo cinematográfico que tanto nos gusta.

En nuestro bolsillo tenemos un dispositivo con más potencial del que solemos pensar. Es nuestro ordenador de bolsillo, asistente personal, navegador, cámara…

¿Alguien ha dicho cámara? En concreto de video y no os penséis que necesitamos el último grito venido de Corea… podemos usar cualquier dispositivo. Lógicamente cuanto más alta sea la gama, mejores resultados obtendremos.

Sin embargo hay que aclarar que lo más importante en estos casos es quien está detrás de la pantalla, es quien tiene la imaginación, la visión que hacen posible lo que pretendemos. El dispositivo por si sólo es un medio, no es quien hará que hagamos mejores videos. ¿Os he convencido? ¡Empezamos!

¿Qué necesito para darle ese estilo a mis videos?

El primer paso para conseguir el estilo cinematográfico que buscamos, es usar una aplicación que nos permita ajustar al detalle la configuración. Hemos seleccionado Open Camera, ya que tiene todo lo que necesitamos y es gratuita.

Una vez instalada en nuestro dispositivo, la ejecutaremos y pasaremos a configurar algunos aspectos:

  • Resolución: Debemos seleccionar la máxima resolución a la que puede grabar nuestro smartphone.
  • Cuadros por segundo: Si queremos ese toque de cine, elegiremos 24 fps.
  • Calidad de video: Para poder captar la mayor información usaremos la calidad más alta disponible.

Teniendo en cuenta que las aplicaciones suelen venir configuradas en modo automático, deberemos ajustar dos parámetros si queremos conseguir nuestro objetivo.

Exposición

Si grabamos dejando la exposición en automático, veremos que al mover la cámara hay cambios bruscos en la luminosidad de la imagen. Eso es debido a que la cámara ajusta automáticamente la escena según el contenido de ella.

Nosotros no deseamos que eso ocurra, por lo que deberemos seleccionar que exposición queremos usar en nuestra grabación y luego bloquearla. Para ello sólo debemos pulsar sobre un objeto de nuestra escena y a continuación darle al icono del candado.

Enfoque

Estamos ante uno de los ajustes más importantes, ya que pueden arruinar nuestra grabación. El enfoque automático en el 80% de los casos hace su trabajo, pero si queremos tener ese estilo cinematográfico no deberemos usarlo.

En el menú de opciones de Open Camera, elegiremos el modo M, así podemos ajustar manualmente el enfoque. Haciendo esto, conseguiremos transiciones más suaves a la hora de grabar, sin esos pequeños instantes de incertidumbre que suele tener el autoenfoque.

Estabilización

Nada de lo anterior nos valdrá de nada si tenemos un pulso ideal para probar panderetas… Hay teléfonos que incorporan sistemas de estabilización, sin embargo no suele ser algo demasiado común o son pocos en los que hacen un buen trabajo. Así que usaremos algunas alternativas.

  • Trípode: Usando un adaptador para smartphones, podremos usar un trípode para tener estable nuestro teléfono.
  • Monopatín: Estás leyendo bien, si necesitas hacer algún plano lineal puedes usar un monopatín de base y obtener un desplazamiento suave.
  • Gimbal: Suele ser la quinta esencia de la estabilización, ya que obtendremos unos movimientos suaves en cualquier situación.

Las dos primeras opciones son más asequibles, aunque si de verdad te gusta el tema, la experiencia usando un Gimbal es de lo mejor que puedes tener.

Elección de los colores

Una vez hemos grabado lo que deseábamos, deberemos pasar los archivos a nuestro ordenador. En el ordenador proseguiremos con los últimos pasos para conseguir el efecto deseado.

Ya tenemos un video bien grabado, todo correcto, pero… al verlo sentimos que nos falta algo. Ese algo es el darle un toque de color adecuado a lo que deseemos transmitir.

Para ello necesitaremos un programa de edición de video, los más conocidos actualmente son Adobe Premiere Pro CC y DaVinci Resolve. Ambos se usan de una manera similar, aunque hay pequeños detalles que lo distinguen.

Una vez dentro de nuestro programa y después de haber importado nuestros videos. Sólo deberemos irnos a los ajustes de color y encontraremos dos opciones:

  • Ajuste manual: Usando los deslizadores, podremos ir ajustando el tono que queremos darle a nuestro video.
  • Perfiles de color: Son ajustes predefinidos, gracias a los cuales conseguiremos resultados de manera sencilla.

Teniendo ya todo a nuestro gusto, sólo deberemos de exportar nuestra obra y compartirla con el mundo, se dice que hay una web llamada YouTube que es bastante popular…

Si tienes un dispositivo potente, puedes hacer todo el proceso sin necesitar un ordenador. Para ello os dejamos dos aplicaciones que hacen muy bien su trabajo, además de ser gratuitas.

 

Facebook Comments