Fue con Android 5.0 Lollipop cuando empezó el juego del nombre de la versión de Android. Google, en la presentación de su versión 5.0 nos dejó simplemente con una letra: “L”. Hubo mucho desconcierto sobre qué nombre tendría y eso es publicidad gratis y una genial forma de hacer eco de un producto que se va a lanzar. Finalmente vimos que se acabaría llamando Lollipop.

Ocurrió lo mismo con Android 6.0 Marshmallow y Android 7.0 Nougat: Google quiso jugar un poco con nosotros a la hora de poner nombre al sistema. Y con Android O han repetido lo mismo que hicieron con Android 4.4 KitKat: ponerle un nombre de galleta famosa. Al final Android 8.0 es Oreo, la famosa galleta rellena de chocolate.

Android 8.0 con nombre de galleta: Oreo

Desde la Google I/O se sabía la primera letra pero se desconocía el nombre que tendría al final. Hubo algún que otro indicio de que sería este nombre debido a la publicidad que se hizo del eclipse de Sol de hoy y una fotografía filtrada por Evan Blass que también lo adelantaba. Pero ya se ha anunciado finalmente Android 8.0 Oreo, la octava versión del sistema operativo de Google.

Poco nuevo se puede contar sobre Android 8.0 debido a su programa de betas hasta hoy. Conocemos la nueva función para tener aplicaciones ejecutadas en forma de ventana flotante, los nuevos iconos, los Notification Dots y Notification Channels. Muchas nuevas mejoras que pretenden hacer Android un sistema operativo más completo.

Dentro de la nueva versión del sistema operativo Android 8.0 Oreo encontramos una gran mejora con respecto a las notificaciones ya que implementa Notification Channels y Notification Dots. Estas dos nuevas funciones quieren ayudarte a tener una mejor gestión de las notificaciones que recibes. Esto lo consigue a partir de la concentración de un cierto tipo de notificaciones en canales y permitiéndote ver las notificaciones de una sola aplicación con una pulsación larga sobre el icono.

Seguridad y gestión de batería, mejoras en ambas

Con cada nueva versión de Android que se lanza, Google hace mejoras en estos dos aspectos. Esto es porque para el usuario medio son dos cosas que le importa y mucho. Quieren que su dispositivo esté seguro de ojos ajenos y que aguante lo máximo posible. La seguridad y la batería siempre tienen su ración de mejora en cada versión de Android.

Google se ha mostrado tajante con las aplicaciones que se ejecutan en segundo plano, cerrándolas por completo si se ve un consumo elevado de batería sin estar en pantalla. Esto hará que los wakelocks sean menos dañinos en nuestro día a día. Veremos si en el día a día esto es tan efectivo como nos lo cuentan.

Facebook Comments