El teclado es uno de los elementos más importantes de nuestros ordenadores, por arriba incluso del ratón, sobre todo para alguien que se dedique profesionalmente a escribir por Internet, bien sea un blog o picando código. Por ello, lo mínimo que se merece es un respeto por nuestra parte al limpiarlo.

Aire comprimido

La limpieza con aire comprimido es muy efectiva

Puede que no tengamos en casa una pistola de aire comprimido, pero en las ferreterías y en Amazon tenemos sprays de aire comprimidos relativamente baratos.

Al tratarse de aire comprimido, nos permite llegar hasta los rincones que no podríamos llegar habitualmente, como es debajo de las teclas, donde siempre se caen migajas de pan o de galletas, así como cualquier otro resto de comida, excluyendo, por supuesto, el polvo, que también hace de las suyas.

Apple recomienda que si hacemos uso de aire comprimido para limpiar el teclado lo hagamos con una inclinación de 75 grados sobre la normal. Los movimientos, además, deberán ser en zigzag y comenzando siempre desde la izquierda a la derecha y por arriba, como vemos en la imagen inferior.

El último paso consistirá en voltear el teclado y cambiar su orientación como vemos en la imagen inferior. Primero mirando hacia la izquierda y después mirando hacia la derecha. Debemos hacer los mismos movimientos.

Por supuesto, aunque estas recomendaciones vengan de parte de Apple, sirven para cualquier teclado o para cualquier portátil.

Limpieza húmeda

En este caso haremos uso de bastoncillos de algodón (el de los oídos) junto con alcohol isopropílico (se compra en cualquier droguería). Se usa para desengrasar y para eliminar suciedad (también se usa para desobstruir los conductos auditivos). Es muy efectivo porque lo que hace es ayudar a que la suciedad evapore.

El alcohol además ayudará a deshacernos de las bacterias y gérmenes que viven en nuestro teclado

Debemos impregnar el bastoncillo en este alcohol y, con cuidado, frotarlo por el teclado. Por supuesto, debemos cambiar el bastoncillo cuando sea necesario. Hay que procurar que el alcohol no entre en el interior del teclado.

Por último: quitar las teclas

En caso de necesitar una limpieza más profunda, podemos extraer las teclas en caso de que se pudiera. No todas las teclas se pueden extraer y tampoco todos los teclados permiten la extracción de las teclas. En caso de que fuera necesario, lo mejor es consultar en Google si nuestro teclado o portátil lo permite.

Facebook Comments