DIARIO LA REPÚBLICA HONDURAS
Cine Entretenimiento

¡Palomitas de maíz en el cine gracias a Julia Braden!

De las mejores relaciones que han existido sin importar el paso del tiempo o el cambio de generaciones es: el cine y las palomitas. Y si lo pensamos detenidamente, hemos estado toda nuestra vida disfrutando películas (Algunas mejor que otras) frente a una pantalla grande, en una cómoda butaca  y con una cubeta de palomitas en nuestras manos.

Al inicio, ir al cine estaba destinado solamente a la clase alta, y como eran realmente galas parecidas a las del teatro, no se admitían comidas o bebidas dentro del mismo. No fue hasta 1929; cuando el cine ya no era mudo y la Gran Depresión se había apoderado del territorio de Estados Unidos, y el cine se había popularizado, que las palomitas hacen su aparición maestra.

Las salas de cine era el lugar de entretenimiento por excelencia durante la Gran Depresión pues su acceso no era costoso. El cine se popularizo de tal manera que las salas estaban llenas y se hacían largas filas para entrar y normalmente la gente quería picar o comer algo. Fue entonces cuando Julia Braden (Nuestra mujer favorita) pidió permiso para vender palomitas dentro de las salas de cine de Linwood, en Kansas. Los dueños autorizaron su entrada y en cuestión de meses se vio en la necesidad de incluir tres carritos mas dentro de las salas Linwood, pues su producto no era costoso.

El éxito de Julia Braden cambió por completo el giro de la historia del cine, y desde entonces salas de cine alrededor del mundo han puesto en práctica la idea de Julia.

Las dulcerías de las salas de cine reportan el 85% de las ganancias totales de los cines, y sabemos que los dueños de las salas de cine agradecen a Julia por su ingenio.

 

Related posts

¡La música de cine que cambió al mundo! Por Daniela Velasquez.

larepublicahn

Fidget Spinner ¿Qué es y por qué se ha vuelto tan popular?

larepublicahn

Anuncio de un concierto de Carlos Vives causa polémica en Nicaragua

larepublicahn