DIARIO LA REPÚBLICA HONDURAS
Uncategorized

Redes Sociales en Honduras Donde Abundan Humanos, Pero Carece Humanidad por José Daniel Osorio

Casi más de 3,000,000 de Hondureños en Facebook día a día vierten su opinión y su libre expresión en Honduras pero nuestro país esta alcanzando algo que llamamos como ZONA GRIS, esta zona gris es la parte donde se pierde todo tipo de sensibilidad y respeto.

Honduras está llegando a perder la cordura digital, cuando existe una pérdida humana en otros países es muy común lamentar la muerte y acompañar en duelo por la pérdida de una gran estrella en la nación, pero en Honduras tenemos un gran problema de respeto hacia las personas que desgraciadamente ya partieron. Hacemos burlas y memes de fallecidos muchas veces con el afán de ganar likes, ganar fama o simplemente ponemos de excusa al gobierno.

Me parece terrible que las personas se críen en las redes sociales; es un ambiente de falsedad donde una tragedia te hace popular con solo publicar una fotografía de un acontecimiento doloroso y peor hacer una burla de una persona fallecida, eso es un signo de falta de sensibilidad.

La Juventud está perdiendo el respeto a la vida, y los culpables somos los mayores

Me llegué a preguntar: ¿cómo será para un joven de 13 a 17 años, que ha crecido con un teléfono en la mano, que no ha tenido la experiencia física de comunicarse con otro ser humano, aprender cómo debe actuar cuando la vida le da un fuerte bofetón?

Por ello es también importante que sepas gestionar en tu vida el manejo de estas nuevas formas de comunicación. Las redes sociales se sitúan en el difícil limbo entre lo virtual y la vida real. En ellas tenemos a muchas personas que realmente conocemos, y a otras tantas que no veremos en toda nuestra vida. Pero recibimos la misma información de todas ellas. Para nuestra mente no hay realmente un filtro que las separe.

Entonces, y llegado a este punto, te haré unas preguntas: ¿has notado que el uso de las redes sociales te ha afecta en tu vida? ¿has tenido incluso que cerrar alguna de tus cuentas por los conflictos que te han ocasionado? ¿hay cosas que te duelen demasiado o que incluso no soportas al navegar por ellas? ¿has llegado a sentir que tienes una vida paralela a la real en el mundo virtual? ¿tienes discusiones en las RRSS que luego repercuten a nivel emocional? y una más: ¿sientes que solo tienes vida social a nivel virtual?

Si has contestado positivamente a alguna de las preguntas anteriores seguramente necesites una mejor gestión de tu relación con estas nuevas formas de comunicación. Y es que la relación entre redes sociales y Personas Altamente Sensibles es (a veces) complicada.

“Mi opinión es la que importa, la tuya no” dijo una cuenta falsa.

Y es que existen grupos tan fanatizados y sectarios, para los cuales quien opine lo contrario que ellos o, incluso, se atreva a discrepar en parte de sus ideas, no es suficiente con entrar a rebatirlo respetuosamente, sino que debe ser destruido y sacrificado en el altar de su verdad. No pueden contenerse cuando observan en la red a quien mantiene una postura contraria, hay una fuerza que les impulsa a entrar en su espacio (aunque no lo conozcan) para imponer su verdad incontestable y mesiánica. No, no pueden mantenerse al margen y expresar en su propio espacio sus ideas, deben sistemáticamente marcar al enemigo, para insultar, menospreciar, perseguir, tener la última palabra y señalar a sus compinches el objetivo, para que entre todos su opinión, sea la única válida, y prevalezca por encima de todo y todos.

No se trata de escribir ahora un tratado de psiquiatría de personalidades tóxicas, que daría mucho de sí. Suelen ser personas con perfiles raquíticos en “me gusta” o “retweet”, o directamente perfiles falsos o anónimos creados para su tarea de bullying. Entran en tu perfil sabiendo que al tener miles de seguidores, su opinión puede llegar a más personas y usar tu propio perfil contra tí, expandir aquí sus ocurrencias, dado el escaso éxito del suyo propio. Existe otra técnica activista en la cual rastrean las redes buscando un tema concreto y si casualmente lo que has opinado va contra sus preceptos, te “marcan” dentro de su grupo fuertemente fanatizado, para que el enjambre actúe contra tí atacando sin piedad. Se trata de callar bocas, no permitir la herejía de quienes piensen diferente, da igual si te conocen, como si no.

Comportamientos Tóxicos y Reprobables

Dentro de los comportamientos reprobables humanos están las agresiones físicas o verbales, y la tecnología permite que esos mismos comportamientos se reproduzcan en la redes sociales. Este fenómeno no sólo se limita al acoso escolar, también se extiende a nivel social y político. Existen opiniones infumables que merecen la desaprobación general y a pesar de ello se convierten en trending topic (algún que otro presidente vemos casi a diario). Quien practica el ciberlinchamiento cree que su causa es legítima, noble y justa, creen ser héroes que deben vigilar la verdad para que nadie la manche con sus opiniones. Estás prácticas en apariencia individuales, no siempre son espontáneas, sino que a veces están perfectamente organizadas para acaparar la red, dominar y atacar al contrario mediante métodos que rozan la más elemental ética.

Dentro de estas prácticas reprobables existen distintos tipos como:

  • Trolling: persona que publica mensajes provocadores, irrelevantes o fuera de tema, crea mensajes con diferente tipo de contenido como groserías, ofensas, mentiras difíciles de detectar, con la intención de confundir y ocasionar sentimientos encontrados.
  • Flaming: intimidar a las personas a través de Internet por medio de mensajes insultantes u hostiles.
  • Ciberacoso (psicológico, acecho, escolar, grooming, snuff, laboral, sexting, inmobiliario, familiar): uso de medios de comunicación digitales para acosar a una persona o grupo de personas, mediante ataques personales, divulgación de información confidencial o falsa entre otros.
  • Hater u “odiadores”: desprecian, difaman o critican destructivamente a una persona, a una entidad, a una obra, a un producto o a un concepto en particular, por causas poco racionales o por el mero acto de difamar. Los mensajes de odio hacen mucho daño.
  • Doxing: publicación de datos personales que sirven para avergonzar públicamente o para acosar en el mundo real a sus víctimas, y en muchas ocasiones acaba en ciberacoso y en la destrucción de vidas.
  • Existen otros usos de tipos de ciberdelincuencia, y un apartado propio merecerían también los malos usos de quienes se exponen ellos mismos y a quienes le rodean, directamente por inconsciencia y estupidez.

“Lo voy a grabar y lo voy a subir a redes sociales” la frase que usamos para buscar dañar el prestigio de locales, personas o hasta familiares.

Es un comportamiento que hace carrera: creerse o hacerse el gracioso con la condición o los problemas del otro, que paradójicamente, abunda en emisoras de hoy, en las que el mal gusto anda al aire a cada instante y no se escatiman esfuerzos para hacerles chistes de doble sentido a oyentes que llaman a participar y se prestan al juego a la vez que se usa un lenguaje ordinario, clara manifestación de una visión limitadísima de la vida y del mundo.

“Me voy a burlar de una discapacidad o muerte para ganar likes”

Subir un video de alguien con una limitación, muerte o problema, así no se le vea el rostro, así no se conozca, para que en las redes se burlen -como sucedió- es una actitud baja. ¿O es que acaso lo subió para promover una causa a favor de personas con limitaciones?. Recientemente en Honduras un Bombero regreso a Honduras debido a que sus heridas son muy notables las paginas de memes y las cuentas de Twitter anónimas empezaron a atacar su condición física poniendo apodos desde Fredy Krueger hasta otros mas ofensivos ¿Te imaginas la pobreza mental de la persona que se burla de otra luego de que esta casi pierde su vida por salvar a otros? Hemos alcanzado la meta de la estupidez en nuestro país.

Hacer sentir mal a otros o jugar con sus defectos es costumbre, porque portamos los genes de la discriminación (Recordemos como nos burlamos de los Mexicanos y luego ellos se burlaron de nosotros) y hoy lo que no nos gusta del otro lo hacemos público para la diversión general.

«Pero es culpa de gobierno, ya no aguantamos más»

No, jamás será culpa de gobierno un acto personal de dañar a otros, jamás será culpa del gobierno que nos burlemos de personas fallecidas, jamás será culpa del gobierno que tengas una inteligencia emocional tan baja y que no tengas capacidad de respetar lo que no conoces y lo que a otros le duelen.

El gobierno nos ha dañado y mentido, pero no son los culpables de TUS actos, el único responsable de tu acto eres tu y la manera en que ves las cosas, como percibes lo positivo de lo negativo. Las Redes Sociales nos están destruyendo y la manera de frenarlos es entrar en un proceso de purifación personal, aquí las iglesias, partidos políticos y corrupción quedan por fuera. La educación digital es una necesidad puesto no creerás que la mayoría de las personas mayores de 24 años suelen ser lo más tóxicos en redes sociales.

Los Medios tradicionales: Culpables

Medios de comunicación y personajes satíricos invaden la T.V nacional y contienen la culpa de infectar la consciencia del Hondureño, ofreciendo contenido sensible en tono de burla. Cuando tienes un halcón que busca basura que comer y defecar material que provoca asco y desenfreno en la sociedad. Donde tienes un piquito que te vende vulgaridad en tono normal y donde más QHUBO afecta la moralidad del Hondureño. Los medios de comunicación son parte de este gran problema social y uno de los mayores actores criminales del contenido insensible.

Piensa en tus hijos, lo que haces se repite.

Al momento de que crezcas y veas atrás en el tiempo te darás cuenta que si tu hiciste un daño o dijiste algo que ofendió a alguien todo caerá de nuevo en ti. Empieza cambiándote para cambiar el mundo.

Related posts

Nuevo Galaxy Note 8

larepublicahn

WhatsApp te dejará escuchar notas de voz fuera de la aplicación

larepublicahn

«Honduras, Por Dónde Comenzamos» por Aníbal Cálix, columna 26 de noviembre.

larepublicahn