DIARIO LA REPÚBLICA HONDURAS
Editorial Featured

La Mentira y sus discípulos. Editorial jueves 7 de marzo, 2019.

Sin lugar a dudas que el usurpador del poder tiene en sus manos la maquinaria de desinformación más grande que hemos visto en los últimos tiempos. Esta maquinaria le ha permitido al mandatario de facto, crear un mundo irreal en donde predominan logros que dejarían verde de envidia al mejor de los estadistas y demócratas del mundo: miles de puestos de trabajos creados de la nada, bonanza económica, triunfo total en el tema de seguridad, hombre bondadoso a favor del pueblo, luchador incansable contra la corrupción, etc, etc… así lo describen.

Para “activar” ese gran aparato creador de mentiras, un verdadero ejército de personas están a la orden del usurpador, firmes a su llamado y atentos a su mandato. Muchos de esos personajes se dan baños de pureza, se sienten ofendidos cuando se les cuestiona y se justifican de antemano al tocar un tema que saben que desde la primera palabra va manchada con el tinte del recado de la destrucción, con sustento en la mentira. Ese ejército no tira quizás balas, pero tiran palabras de forma mercenaria. Mientras ponen sus convicciones en reposo y la memoria en modo selectivo, estos mal llamados comunicadores sociales, abren la boca simultáneamente que abren sus bolsillos. Mercaderes de la información es lo que son, cuyas palabras, como la bala, tienen el propósito de amedrentar, de asesinar el buen nombre de aquellos que hoy han dado el paso al frente para luchar de cara, contra esta nefasta dictadura.

Honduras perdió hace mucho el periodismo de altura, esos grandes nombres de periodistas valientes que luchaban las causas justas del pueblo han quedado escondidos en los libros de historia, en reemplazo de ellos, un grupo de comunicadores de la propaganda han tomado su lugar; estos, han confundido y, no por ignorancia, sino por conveniencia, el llamado de honor de defender sus acciones con la verdad, con lo justo y con lo correcto. Hoy, salvo algunas honrosas excepciones, encontramos una prensa vendida y de rodillas ante el poder absoluto, la investigación periodística es prácticamente inexistente y el análisis de profundidad, para cuestionar con profesionalismo y brindar la noticia correcta, ha sucumbido ante la noticia acomodada, trastocada y embustera.

El pueblo ha perdido un gran aliado que es la prensa honesta, esta ha sido encantada por las tentaciones del poder, por la cobardía, sencillamente se ha vuelto oficialista.

Esta dictadura, como todas, eventualmente encontrará su fin y cuando eso suceda, debemos tener el pulso firme para no olvidar a aquellos que hoy son cómplices de su sostenimiento y debemos tener la dignidad, para separar a esos discípulos de la mentira, que le quitaron al pueblo su voz. Tendrán el repudio del pueblo y ese será el más leve quizás, de sus castigos.

Related posts

“LET’S PLAY BALL” Aprendiendo a jugar en Washington Por: Anibal Calix

larepublicahn

EL PERDÓN TE  HACE LIBRE. Por Ericka Bertrand

larepublicahn

Las papeletas a nivel presidencial ya fueron impresas

larepublicahn