La herencia y el liberalismo. Por Larissa Barahona.

0
156

El término herencia tiene varias acepciones, y aplica también para aquellos aspectos biológicos y genéticos que una persona adopta del enlace familiar anterior, por ejemplo, puedo decir que me parezco a mi padre, pero tengo la sonrisa de mi madre, esto nos da entender que heredé de mi padre los rasgos naturales y físicos y de mi madre las actitudes; y en el transcurso del crecimiento, se van heredando formas de conducirse en la vida y otros aspectos importantes.

En el cristianismo también encontramos la fe y la salvación como herencia ¨Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados¨ (Romanos 8:17).

Desde el punto de vista jurídico la sucesión por causa de muerte y de las donaciones entre vivos conocido también por la ciudadanía con el término de HERENCIA se define en el artículo 930 de nuestro Código Civil vigente de la siguiente manera: Se sucede a una persona difunta a título universal o a título singular. El título es universal cuando sucede al difunto en todos sus bienes, derechos y obligaciones transmisibles o en una cuota de ellos, como la mitad, tercio o quinto. El título es singular cuando se sucede en una o más especies de cuerpo cierto como tal caballo, tal casa o en una o más especies indeterminadas, de cierto género, como un caballo, tres vacas, seiscientos lempiras, cuarenta fanegas de trigo; el artículo 931 del mismo Código dice: Si se sucede en virtud de un testamento la sucesión se llama testamentaria y si en virtud de ley intestada o ab intestato la sucesión en los bienes de una persona difunta puede ser en parte testamentaria y parte intestada. Y es así que el libro III de nuestro código civil vigente hondureño regula la sucesión por causa de muerte y de las donaciones entre vivos.

Hace unos días la madre del presidente del CCEPL dio declaraciones en los medios sobre una herencia entre ella y sus hijos, tema que conmocionó a toda la ciudadanía especialmente al liberalismo, opiniones a favor otras en contra. Lo cierto es, que sí es un tema familiar que se involucra a uno de los máximos líderes dentro del Partido Liberal, y hasta hace poco una o la única de las figuras emblemáticas en nuestro país dispuesto a enfrentar la corrupción y los tentáculos de poder que se cubre de impunidad y todos los males que todos conocemos a diario.

No es necesario saber las interioridades de ninguna familia, tampoco cómo resuelven sus problemas; en todo caso los conflictos se puede resolver por: 1) La auto tutela 2) Auto composición y 3) Heterocomposición; y éste último se define de la siguiente manera: Un tercero imparcial resuelve el conflicto (el juez en un proceso judicial o el árbitro en un proceso arbitral).

Aunque no se conozca el tema legal de fondo del conflicto, algunos no opinamos sobre ello, pero sí se hizo desde otro enfoque, para bien o para mal se opinó en redes sociales y sus consecuencias reactivaron las heridas entre los liberales. Heridas dejadas en los procesos internos, y es así que muchos  activistas, líderes de base, militantes y simpatizantes llegaron a la defensa y a la ofensa.

La familia liberal debe de concluir este tema,  y analizarlo desde una dirección positiva, si bien es cierto se pudo observar la conmoción también es cierto que se vio el liberalismo vivo y agudo, ahora lo que necesitamos es sanar la heridas, sellar el pasado, perdonar las ofensas, dejar el tema a un lado y trabajar por la unidad, porque la unidad pasa desde las bases hasta los líderes y sus cúpulas, porque un partido político necesita de todos sus militantes, de todos sus miembros, en cada rincón del país, en cada montaña, en cada pueblo, en cada familia liberal, es justo y necesario sembrar la semilla del liberalismo en su esencia, defender las libertades con respeto y con responsabilidad, reafirmar los principios liberales, tolerancia, solidaridad, promover el respeto de la diversidad de ideas y de pensamiento sin caer en las ofensas, humillaciones, insultos y divisiones.

Una característica de los liberales es precisamente que no somos extremistas ni radicales, existen las segundas oportunidades, sí, así como usted lo lee mi querido correligionario, a veces nos sentimos traicionados, derrotados y sin salida, pero como defensores del fin supremo de la sociedad otorgamos la oportunidad, que solo en el liberalismo consciente, pues en una dictadura no se permite la crítica, la diversidad y la disidencia, no existen las segundas oportunidades.

Hoy el liberalismo tiene la oportunidad de reflexionar, analizar, ver las acciones y sacar lo positivo de ellas, es momento de ceder todos, hacer una pausa y reiniciar con una mentalidad de unidad, de tolerancia y sobre todo de respeto.

Los liberales debemos de promover la mejor herencia que tenemos, una de ellas como bien lo apunta Jorge Alberto Amaya Banegas docente de la UPNFM es “El Legado de Francisco Morazán: Los imaginarios del héroe unionista y su herencia histórica” 1.-El legado que nos dejó en lo político: la noción de las garantías individuales; es decir el reconocimiento que todos los individuos tienen una serie de derechos inalienables, el derecho a ser ciudadanos, a la libertad, el derecho a la vida, el derecho a elegir y ser electo a cargos públicos, el derecho a la propiedad. 2.- El Legado Educativo: Introdujo el modelo de educación  laica hoy amenazada por fanáticos religiosos. 3.- El legado Social: la reforma religiosa de la libertad de cultos y religión, la libertad de expresión y la libertad de conciencia. 4.- El Legado en materia económica introdujo la libertad de mercado. Y finalmente; 5.- El legado cívico: el máximo ideal de los pueblos centroamericanos, la idea de la unión, unión que debemos adoptar los liberales, esa es nuestra herencia, y nuestra obligación es defenderla  tampoco no podemos olvidar aquellos otros líderes que lucharon contra dictaduras para que no se repita la historia y que aquella frase: “ENCIERRO, DESTIERRO Y ENTIERRO” cobre vida. Si los buenos hondureños nos unimos terminaran la persecución y las injusticias es imprescindible trabajar unidos en contra de la corrupción, la impunidad y los abusos que ellos cometen.

Como dijo un buen amigo si vamos a opinar que sea para edificar, y concluyo con lo siguiente: Nuestros líderes sin excepción, tienen mucho que aportar, es hora de abonar con lo positivo, lo correcto, lo bueno y todo lo que ayude al Partido Liberal y a nuestra querida Honduras.

Demostremos que definitivamente somos la única opción democrática para Honduras, es imperativa la reconciliación, la unidad, el fortalecimiento del instituto político, el esparcimiento de la doctrina liberal e invitar a toda la ciudadanía a una revalorización de la democracia, la recuperación de la institucionalidad y crear un ambiente armónico y favorable para todos donde Honduras realmente sea un estado de derecho.

Facebook Comments