DIARIO LA REPÚBLICA HONDURAS
Columna Featured

¡Qué Barbaridad! Por Rosibel Pacheco.

Juan Salvador Lavado Tejón o “Quino”, fue un humorista gráfico e historietista argentino, creador de la conocida tira cómica “Mafalda”, publicada entre 1964 y 1973.

En esta tira cómica, Quino creó un mundo de personajes infantiles con características y perfiles muy humanos.

He aquí dos de ellos.

Mafalda, con una gran conciencia social, siempre preocupada por la desigualdad e injusticia en el mundo. Dispuesta siempre a la reflexión con el candor, la desinhibición y agudeza de una niña precoz.

Susanita, ella es amiga de Mafalda. Es superficial, no tiene empatía por los demás. Piensa solo en ella: en casarse, en tener hijitos, en una vida sencilla … Si observa cualquier situación inquietante, ella dirá siempre: “Que Barbaridad” Ella piensa que no se puede enfrentar los problemas serios y diciendo esta frase se hace una catarsis interna que le permite seguir la vida con tranquilidad.

Hay otros personajes, pero por ahora solo nos enfocamos en estas dos dispares amigas.

¿Es el “Que Barbaridad” la técnica que usamos nosotros como frase reflejo antes ciertos hechos cotidianos inquietantes?  pues la verdad es que es normal; lo anormal es que esta frase no nos lleve a perfilar actos conscientes.

Perdemos área de bosque a una velocidad preocupante; Tenemos altas tasas de desempleo; El Hospital Escuela enfrenta una crisis histórica; No almacenamos aguas lluvias;………………………Es un alud de hechos que constantemente nos impactan como colisiones multidireccionales y no hay tregua.

¿Qué podemos hacer usted y yo para dejar de comportarnos como Susanita?

Pensemos en pequeños buenos actos que pueden hacer la diferencia.

  • Practicar auto-ecología: comer lo mejor posible, tener buenos hábitos de salud, leer, informarse. Honduras necesita personas con calidad de vida que puedan compartir vida.
  • Ser guardián de su bosquecercano
  • Hacer turismo interno. Honduras es un paraíso de insospechada belleza
  • Preparar alimento para parientes de pacientes en Hospital Escuela o en otros centros de salud
  • Visitar ferias artesanales como El Bazar de El Sábado y en la medida de lo posible consumir lo nuestro.
  • Apoyar a los artistas nacionales y sus actividades: pintura, teatro, danza, poesía, artesanía, el arte es belleza, “la belleza salvará al mundo” nos dice Dostoyevsky.
  • Conducir nuestro medio de transporte con responsabilidad y cortesía. Es una actitud aprendida, como casi todas, la cortesía se revierte en bienestar interior
  • Si estamos indignados y cansados de los políticos y su deleznable actuar, podemos asistir a reuniones de protesta y propuesta como “Las Antorchas” para iluminarnos. Cuando recibimos solidaridad a través de las bocinas de los autos o a través de señales corporales como una V o un pulgar hacia arriba, le aseguramos que la flama crece.

Nuestra imaginación e información propondrán un sinfín de pequeños y no tan pequeños actos. Es nuestra decisión, todo esfuerzo es importante. No somos islas, estamos interconectados y entre más interconexiones establezcamos más lenguaje de vida e información creíble circulará.

¿Cuál es el oxígeno que mantiene sano el tejido de un conjunto social en protesta y en hastío? Pues puede haber varias fuentes, a mí se me ocurre en primera instancia EL AMOR Y COMPROMISO con nuestra herencia: la tierra con coordenadas geográficas: Longitud: O 86°30 ‘0´´ Latitud: N 15° 0’0´´. Un único país tiene esas coordenadas geográficas, esa es una de nuestras identidades. Un insigne hondureño recorrió el país y no en campaña política, para entregarnos una exquisita radiografía de ese país único. Cada lago, cada valle, cada contorno tenían significado para él.

¿Y “La Oposición”?  Hemos observado tímidos intentos para reconformarla. Históricamente no ha dedicado esfuerzos aglutinantes para sus adeptos y no ha delineado suficiente conciencia e ideología clara en su población, quizás porque estaban muy ocupados en “¿yo te doy, que me das tú?” y en satisfacer hambre de protagonismo. Esa tendencia histórica se mantiene y además se percibe una fragmentación preocupante

La “Oposición” cuenta con líderes en cada municipio y aldea; esta es una potencial fuerza de trabajo que bien dirigida y constante en el tiempo, puede concretar cambios en las comunidades.

Recordando al Dr. Carlos Roberto Reina, él establecía la necesidad de contar con La Revolución Moral, y estamos de acuerdo, pero en los tiempos en que vivimos se podría plantear así: Revolución Moral Social.

Para finalizar leamos un mensaje de nuestra Mafalda (ella es propiedad mundial) “¿Pensaron alguna vez que si no fuera por todos nadie sería nada?”

Related posts

Alberth Elis: «El 2-0 es el marcador más fácil de dar vuelta y esperamos que lo logren»

larepublicahn

Café de Marcala: El aroma de café que buscan en el mercado mundial

larepublicahn

OCTAVO MANDAMIENTO Por Allan Bernardez.

larepublicahn