EL PROCESO ES SIEMPRE MÁS IMPORTANTE QUE EL RESULTADO – Un tributo al deporte – Por: Anibal Calix

0
221

El día Jueves 14 de Marzo recién pasado se conmemoró el día del deportista Hondureño, pero a diferencia de resaltar una persona en particular, lo que intento realizar mediante este escrito, es un tributo al deporte como tal; que cuando se utiliza de forma correcta puede ser la herramienta más poderosa de formación de valores en nuevas generaciones.

A través de este escrito les relataré el impacto que ha tenido y sigue teniendo el deporte en Anibal Calix Fúnez; que como todo ser humano tiene muchos defectos e imperfecciones, pero ninguno de estos se los puedo atribuir al deporte; sin embargo, muchas de las virtudes si son el producto de la enseñanza que se me brindó mediante el deporte.

Quiero advertir, que con el objetivo de acercarme a la verdad de los hechos y brindar el crédito a las personas que se lo merecen, me despojaré de la humildad y sobriedad que debe tener un escritor, al relatar anécdotas y calificar algunos de mis familiares que son partícipes de esta historia.

La sangre deportiva corre en la vena familiar desde muchas generaciones atrás; es más, de acuerdo a pasajes de un libro que muy amablemente compartió conmigo el Ingeniero Senén Villanueva, actual rector de la Universidad Privada de San Pedro Sula, el Padre de mi Abuela Eva Griffin, fue el primero que elaboró en el país un balón de fútbol e introdujo el deporte a los jóvenes de Puerto Cortes alrededor de los 1900s. Basado en la tradición familiar, que es un gran honor, no voy a poner en tela de duda esa investigación.

Considerando esa tradición deportiva generacional, puedo considerarme el más afortunado de toda la familia. Tuve la suerte de tener la influencia de dos de los mejores exponentes dentro de todas esas generaciones. Tuve la suerte que tanto en béisbol como baloncesto, mi primer entrenador formal fue Francisco “El Panchi” Calix – para muchos el mejor jugador de baloncesto que ha tenido Honduras; entre los que piensan de esta manera se encuentra  Salvador Nasralla, por lo cual siempre he tenido la leve impresión que por eso me eligió como candidato a diputado cuando se formó el PAC. Esto que les acabo de mencionar, es la primera vez que lo manifiesto públicamente y sé que me costará caro; ya que por el resto de mi vida, el Tío Panchi lo sacará a relucir en las reuniones familiares cuando termine de reiterarnos sus proezas dentro de la cancha…

Al mismo tiempo tuve la bendición de Dios de tener como “Coach” de toda la vida a mi Padre Anibal Calix Griffin; en mi opinión, el mejor “estratega” que ha tenido el béisbol de mi país; obviamente mi opinión no es imparcial por lo cual les explico el razonamiento que respalda mi afirmación.

Independientemente del deporte, un “Coach o Manager” de niños debe tener siempre dos objetivos: El de largo plazoque es utilizar el deporte para formar buenos ciudadanos y el de corto plazoque es  ganar juegos y campeonatos. Por lo general es difícil obtener ambos, mi Padre mediante una dedicación absoluta tuvo éxito en ambos, ya que no desaprovecho cada entrenamiento, jugada o dificultad que nosotros enfrentábamos para darnos una enseñanza de vida; y de igual manera utilizó ese mismo entrenamiento, jugada o dificultad para enseñarnos los fundamentos del deporte que nos ayudarían a salir exitosos.

Para darles un ejemplo les describiré el triunfo mediante el cual nos convertimos en el primer equipo de San Pedro Sula en ganar un campeonato nacional:

Un par de semanas antes de viajar a Choluteca a disputar el campeonato nacional de béisbol en categoría Infantil Mayor, mi padre me llamó al pasillo frente a mi habitación; teniendo en su mano el recién adquirido libro de reglas del béisbol, me explicó que se acababa de aprobar un nuevo tipo de viraje cuando un lanzador tenía corredores en primera y tercera base; como buen hijo seguí las instrucciones, pero también como buen joven, regrese a mi cama diciendo: ¿Y para eso me hizo levantarme?

Ahora al juego por el campeonato: Yo soy el lanzador; estamos en el último episodio; ganando 7-5, un “out” y corredores en primera y tercera base; Mi padre pide tiempo, entra al campo de juego y me recuerda el viraje que se aprobó y me enseñó hace un par de semanas; yo hago la jugada tal cual me la explico; logramos hacer “out” al corredor de primera y luego al de tercera, y así ganar el primer campeonato nacional en la historia del béisbol de San Pedro Sula”

Considerando lo que estaba en juego, yo catalogo esa jugada como la mejor pieza de “cocheo” que he visto en toda mi vida, pero si lo analizamos de forma detenida lo que hizo mi Padre fue tener la información en el tiempo correcto, utilizar el nuevo reglamento (Imperio de la Ley) y en base al conocimiento, crear poder. Así que cuando me escuchen hablar sobre el “Imperio de la Ley” y que el “Conocimiento es Poder” ya saben dónde se crearon los cimientos de ese discurso.

Lo anterior es una historia bonita porque finaliza en un triunfo pero independientemente de los resultados, las experiencias deportivas que atravesamos en el camino como individuos y en conjunto, son las que forman a las personas y es por eso que el deporte va mucho más allá de los resultados.

Mi “Coach” por medio del deporte me enseñó:

  • Que el valiente no es el que no tiene miedo, sino el que aun teniendo miedo, no se deja vencer por el mismo…
  • Que tu satisfacción al final de la competencia debe venir si tu respuesta a la pregunta: ¿Hiciste tu mejor esfuerzo? Es un “Si”…
  • Que el verdadero caballero se muestra cuando gana, no cuando pierde…
  • Que todo triunfo en una competencia es causa de orgullo, siempre y cuando, se obtenga bajo las reglas…
  • Y que lo peor que puede hacer un ser humano, es no arriesgarse por temor a perder o no tener éxito…

Desafortunadamente las nuevas generaciones están perdiendo de vista esto, se centran demasiado en los resultados y no en el proceso; se centran en si el hijo tiene o no, talento para ese deporte y en base a eso permiten o no, que participen en un deporte.

Generalmente, cuando alguien juega un deporte se cae en una de estas dos categorías: Tienen talento para el deporte o no tiene talento; y eso es la naturaleza de la vida, pero bajo ninguna circunstancia eso debe ser el determinante de la participación de nuestros hijos. A continuación les muestro algunas de las enseñanzas que le deja el deporte en estas situaciones:

Si su hijo Tiene talento

  • El deporte le enseñará que a mayor talento, mayor responsabilidad.
  • El deporte le enseñará que aun con talento, si no hay esfuerzo no habrá éxito.
  • El deporte le enseñará que la constancia y el esfuerzo siempre vencen al talento.

Si su hijo no tiene el talento

  • El deporte le enseñará que la vida no es fácil y que lo bueno cuesta.
  • El deporte le enseñará que debe estar preparado para cuando aparezca la oportunidad.
  • El deporte le enseñará que las personas que tienen éxito, son aquellas que aprenden a hacer lo que no les gusta o para lo cual no nacieron con el talento natural.

Si usted ya tiene esa profesión de Padre, la cual es la única profesión que le otorga primero el título y después aprende, mi mejor consejo es “métalo” a jugar un deporte. Porque si tiene el talento, el deporte le ayudará a crear seguridad y liderazgo; y si no lo tiene, el deporte le ayudará a prepararlo mejor para enfrentar la vida, ya que independientemente si gana o pierde, si es titular o no es titular, el enfrentar el reto es la mejor ganancia, debido a que:

EL PROCESO ES SIEMPRE MÁS IMPORTANTE QUE EL RESULTADO

Que Dios bendiga Honduras.

Facebook Comments