Irrevocablemente Socialista. Editorial lunes 25 de marzo, 2019.

0
154

El Partido creado por Manuel Zelaya Rosales como parte de los acuerdos de Cartagena entre el entonces presidente Porfirio Lobo Sosa, Hugo Chávez, José Manuel Santos y el propio Zelaya Rosales, dieron vida para que una coalición de organizaciones de izquierda, conocidas como El Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) se convirtiera en un partido político, ahora con ya siete años de existencia y la participación en dos procesos electorales. Este derecho que les corresponde, fue un proceso desde aquel instante en que Manuel Zelaya, declarara a los cuatro vientos, frente a su mentor Hugo Chávez, en pleno suelo hondureño y siendo en ese entonces presidente del país, el giro a lo que él denominó “centro izquierda, pero si nos les parece, le pueden quitar lo de centro”.

La verdad es que Manuel Zelaya es un habilidoso  y oportunista político, en donde sus actuaciones y sus pensamientos han sido una verdadera patastera ideológica; así mismo, es innegable pretender desmeritar la popularidad y el liderazgo que la figura de Zelaya Rosales tiene en el ambiente actual político del país. Es por eso que damos la bienvenida a los que supuestamente es, un aterrizaje de todas esas ideas y la madurez política de definir a su partido y a su membresía, como uno que profesa y actúa bajo los ideales del socialismo.

Con la fundación del Instituto de Formación Político Ideológico de LIBRE, marca un nuevo momento, para instruir y adoctrinar a cada uno de sus miembros, en los pensamientos irrevocablemente socialistas. Si bien es cierto, ya no existe ninguna duda en cuanto a su pensamiento político, si existe aún algunas marcadas inconsistencias, como es el pretender encasillar los ideales de Bolívar y de Morazán al socialismo, algo que es alejado de la verdad histórica de estos héroes liberales latinoamericanos.

El socialismo está de moda, a pesar de la decadencia de los ejemplos ya en la práctica de sus formas de gobiernos, como ha sido el experimento fallido y sanguinario del propio Chávez con su Socialismo del Siglo 21 y su narco izquierda y, la dictadura criminal y nefasta de Chayo- Ortega en Nicaragua. Pero la figura de Andrés Manuel López Obrador y el establecimiento de figuras como Bernie Sanders y Ocasio-Cortez en los EEUU, han impulsado esta ideología política y la mantienen vigente, con cierto aire de frescura. Acá en Honduras, tendremos que ver cómo converge este socialismo, entre aquellos que dentro de Libre lo determinan como un “socialismo democrático” y otros grupos dentro de esa institución política, que profesan y pretenden un giro radical dentro de esa izquierda hasta llevarla al extremismo propio de aquellos que promueven un sistema económico y social conformados en el anarquismo y la revolución como su bandera. El tiempo lo dirá.

Finalmente, consideramos que el paso que Libre ha dado, vienen en el momento justo que favorece la estrategia política electoral del actual partido oficialista, ilegalmente en el poder de la nación, que se nutre y se fortalece en convertir la próxima confrontación electoral en una estrictamente ideológica, entre derechas e izquierdas; pretendiendo alejar e invisibilizar la lucha real, que debe ser el retorno del orden constitucional del país, el fortalecimiento de las instituciones del estado, especialmente aquellas dedicadas a  impartir justicia, la erradicación de las estructuras del narco-estado, la persecución sin piedad a los corruptos y frenar el aún vivo deseo continuista del dictador Hernández (aunque este jure lo contrario). Estas deben de ser los causas que tenemos que enarbolar y hacer triunfar de manera inmediata en nuestro país. Hacer el campo de batalla en algo meramente ideológico, es caer precisamente en el juego que el Partido Nacional requiere, para mantenerse en el poder.

Saludamos al partido Libre por la formación de su instituto y su definición clara de su ideología socialista, como en el derecho político partidario les corresponde. Dependerá ahora de los otros partidos y líderes de las plataformas sociales de la oposición política (Partido Liberal, PINU, Nasralla, Plataforma Social Ciudadana, Acción Ciudadana contra la Dictadura y otros), de realizar la estrategia adecuada que permita la coalición de voluntades justas de Honduras y los conviertan en una verdadera alternativa que encauce la cruzada, no en una lucha ideológica, sino que en aquella que determine y permita los cambios honestos y verdaderos que nuestro país anhela.

Facebook Comments